Pautas dietéticas para pacientes sin vesícula recién operados

Pautas dietéticas para pacientes sin vesícula recién operados

Cuando ingerimos un alimento que contiene grasas, el organismo pone en marcha una serie de señales con el objetivo de expulsar bilis y metabolizar esas grasas.

El órgano encargado de almacenar esa bilis y expulsarla al duodeno es la vesícula biliar.

Cuando nos la extirpan, es el hígado el que realiza esta función, sin embargo ya no hay un depósito para almacenar esa bilis, el hígado la va expulsando poco a poco a medida que la produce.

Por este motivo, si comemos grandes cantidades de grasas, una vez operado, como la producción de bilis es menor, esto puede producirnos heces blandas o diarreas.

 

Pautas dietéticas tras la extirpación de la vesícula biliar:
» Durante las primeras 24 horas tras la operación
  • Debemos consumir líquidos sin grasas. Podemos tomar agua y manzanilla, en pequeños volúmenes.
  • Dependiendo del paciente se podrá introducir algún alimento en forma líquida como leche desnatada, un zumo de frutas (no cítricos), caldos de pollo desgrasados o de verduras.

 

» 48 h después de la operación
  • Si los líquidos los toleramos bien, comenzaremos con una dieta semilíquida biliar con bajo contenido en grasas. La introducción de alimentos se hará en función de la tolerancia de cada persona.
  • Podemos introducir: gelatinas,  lácteos desnatados (excepto el queso), manzanas al horno, papilla de frutas, puré de patatas y leche desnatada, puré de verduras con pollo desgrasado, puré de verduras con pescado blanco, etc.

 

» Al tercer día
  • Iniciaremos una dieta blanda biliar con raciones pequeñas.
  • Podemos tomar: lácteos desnatados, hervidos de carne magra y de pescados blancos, frutas hervidas, al horno o en almíbar, pan blando, etc.

 

» En los días posteriores
  • Continuaremos con la dieta blanda biliar e iremos incrementando la cantidad de comida que podemos tomar. Si la tolerancia es buena, seguiremos con cantidades moderadas durante 2-3 semanas.
  • La fuente principal de grasas en la dieta debería ser el aceite de oliva virgen.
  • Durante las 3 primeras semanas no se debe hacer deporte, mejor a partir del mes.

 

Durante este periodo de tiempo, sobre todo en los primeros días, se pueden producir una serie de síntomas como:

  • Dolor postoperatorio.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Deposiciones blandas o diarrea.
  • Gases, distensión abdominal, retortijones, etc.

 

» Un mes después de la operación
  • Deberíamos estar comiendo de forma normal.
  • A partir de este momento ya podemos cocinar a la plancha además de al vapor, al papillote, al horno, hervido. Deberemos evitar freír o rebozar los alimentos.
  • Las legumbres una vez cocinadas debemos pasarlas por un pasapurés para eliminar la piel. La cantidad deberá incrementarse poquito a poco.

 

Detalles a tener en cuenta
  • Tú eres el que marcas el ritmo sobre qué puedes comer y en qué cantidades según tu sintomatología.
  • Debemos incrementar las raciones muy lentamente.
  • Una ración abundante de comida puede originarnos molestias.
  • Comer alimentos muy grasos podrían producirnos dolor e incluso diarreas, ya que al no tener vesícula, la bilis no se almacena, y el hígado puede no segregar la cantidad suficiente.
  • Es importante averiguar cuál es nuestro grado de tolerancia, para evitar sufrir ciertos síntomas.

 

Alimentos recomendados:
  • Lácteos desnatados en pequeñas cantidades.
  • Infusiones (manzanillas, tés, etc.), sopas, papillas, purés.
  • Carnes magras sin grasa (pavo, pollo, conejo, etc.).
  • Pescados blancos (merluza, pescadilla, dorada, lenguado, etc.).
  • Frutas y verduras no flatulentas.
  • La clara del huevo.
  • Legumbres sin piel, se debe pasar por el chino para eliminar la parte que más flatulencias produce.
  • Arroz, pasta y pan de grano entero o integral.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Técnicas: cocidos, plancha, al horno, al vapor, al papillote.
Alimentos a evitar:
  • Chocolate.
  • Alcohol.
  • Lácteos enteros.
  • Cítricos.
  • Bebidas gaseosas.
  • Yema de huevo.
  • Frutos secos.
  • Carnes rojas y pescados grasos.
  • Embutidos.
  • Cafeína.
  • Alimentos flatulentos como la col, coliflor, lechuga, naranja, alimentos que antes de la operación ya te producían flatulencias.
  • Azúcares.
  • Salsas, pastillas para hacer caldos, especias, picantes, etc.
  • Técnicas a evitar: fritos o rebozados. Estofados y guisos emplear con moderación.
  • Evita el tabaco.

 

Sin vesícula recién operados es el momento de adquirir nuevos hábitos de vida saludables como:

  • Aprender a comer bien, de forma saludable y equilibrada.
  • Hacer ejercicio físico todos los días.
  • Evitar el estrés y la ansiedad.

 

Si quieres que te ayude con tu alimentación, me puedes encontrar en dietistamurcia.com

 

Otras lecturas interesantes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *