Cantidad de frutos secos que debemos tomar y sus beneficios

Introducir unos 20-30 gramos o más de frutos secos (nueces, almendras, pistachos, avellanas, nueces de Macadamia, anacardos, etc.) a nuestra alimentación diaria podría ser una buena pauta alimentaria para mejorar nuestra salud.

Un estilo de vida saludable donde esté presente el ejercicio físico diario, una alimentación rica en frutas y verduras junto a una cantidad de frutos secos adecuados, podría ayudar a prevenir algunos tipos de cánceres y ciertas enfermedades como la diabetes, la obesidad, el síndrome metabólico, la hipertensión, etc.

 

¿Qué beneficios aportan los frutos secos a nuestro organismo?
Los frutos secos son cardioprotectores

Las grasas que nos aportan estos frutos tienen un perfil lipídico muy saludable que pueden ayudar a:

  • Reducir el colesterol “malo” (LDL).
  • Aumentar el colesterol “bueno” (el HDL que ayuda a eliminar el colesterol acumulado en las arterias el LDL).
  • Mejorar los niveles de triglicéridos.
  • Reducir la tensión arterial.
  • Prevenir el endurecimiento de las arterias.
  • Reducir el riesgo cardiovascular y la mortalidad.

Estos alimentos al ser de origen vegetal no contienen colesterol.

 

Los frutos secos son antiinflamatorios, antioxidantes, antitumorales y muy ricos en fibra, vitaminas y minerales 
  • Mejoran el estreñimiento.
  • Combaten los radicales libres y disminuye el estrés oxidativo.
  • Aumentan las defensas.
  • Combaten la fatiga y el estrés.
  • Mejoran el insomnio.
  • Mejoran los estados depresivos.
  • Ayudan a prevenir enfermedades crónicas.

 

Los frutos secos ayudan a perder peso 

Aunque es un alimento muy nutritivo, rico en proteínas vegetales también es muy energético.

Más de la mitad de las calorías que aportan los frutos secos se deben a las grasas que contienen, sin embargo debido a cómo se metabolizan (el organismo no absorbe todas las calorías que aportan), a la gran cantidad de fibra que aportan y el gran poder saciante que tienen, se consideran buenos aliados para perder peso.

Tomar frutos secos en el desayuno, en el almuerzo, en la merienda o a lo largo del día, ayuda a controlar el hambre durante más tiempo, con lo que se picotea menos, y al final se nota en la báscula.

Te los puedes tomar solos o pueden ir acompañando a un yogur, a una pieza de fruta, a una ensalada, a un guiso (una vez cocinado para no quitar propiedades), etc. Lo importante es que los tomes naturales o crudos.

Los frutos secos garrapiñados (con azúcar caramelizada por fuera) están muy ricos, pero deberías reducir la cantidad y la frecuencia con la que los tomas, lo ideal es que estén crudos y no que lleven otros ingredientes adicionales.

 

Las personas con diabetes pueden y deben tomar frutos secos

Los frutos secos contienen hidratos de carbono complejos, de modo que el azúcar que se va liberando en el organismo lo hace de forma lenta, llegando al flujo sanguíneo sin producir picos de glucemia, es decir, su consumo no aumenta los niveles de azúcar en sangre.

Con todos los beneficios que aportan estos alimentos las personas con diabetes deberían introducirlas también en su alimentación.

 

 

Recordemos que es el conjunto de todo lo que comemos lo que hace que nuestra salud mejore, no se debe a un único alimento ni a un único nutriente.

 

Si quieres que te ayude con tu alimentación, me puedes encontrar en dietistamurcia.com

 

Otras lecturas interesantes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *