12 curiosidades del huevo

12 curiosidades del huevo

Aclarando mitos sobre este alimento.

El huevo es un alimento muy interesante desde un punto de vista nutricional debido a la gran cantidad de nutrientes que aporta al organismo. Veamos algunas curiosidades del huevo.

1. La calidad de las proteínas del huevo es tan alta, que se considera la proteína patrón o de referencia (100%) al compararla con otros alimentos proteicos.

  • El huevo aporta unos 6 gramos de proteínas/unidad.
  • Estas proteínas son de alto valor biológico, es decir, aportan todos los aminoácidos que nuestro cuerpo necesita tanto los esenciales (los que tenemos que aportar con la dieta porque nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos) como los no esenciales (los que fabricamos nosotros solitos).
  • Las proteínas están tanto en la clara como en la yema, aunque la clara contiene un poco más de la mitad del total de las proteínas.

 

2. La yema del huevo es muy rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, destaca por:

  • Ser principal fuente de colina, nutriente esencial que interviene en el metabolismo y síntesis de neurotranmisores. Su déficit puede producir pérdidas de memoria.
  • Tener hierro de elevada disponibilidad, interesante para personas con anemia, y cinc.
  • Aportar vitamina A, B (B2, B3, B5, B8, B9, B12), D (pocos alimentos la proporcionan), E y K. Es curioso destacar que el huevo carece de vitamina C.
  • Ser el único alimento de origen animal que aporta pigmentos como la zeaxantina y luteína. Estos compuestos son antioxidante, anticancerígenos y protegen la retina de los rayos solares.

 

3. El consumo de huevos ayuda a mejorar el perfil lipídico de nuestro organismo.

  • La yema aporta casi 5 gramos de grasas/unidad mientras que la clara no contiene.
  • Estas grasas son fundamentalmente monoinsaturadas y poliinsatuadas aunque también aportan una pequeña cantidad de grasas saturadas.

 

4. La yema de huevo destaca por contener unos niveles importantes de colesterol (200 mg/unidad).

  • Sin embargo el colesterol no se absorbe eficientemente, debido a ciertos componentes que tiene el propio huevo y a que a nivel intestinal sólo se absorbe una pequeña cantidad de colesterol de la dieta.
  • Para controlar el colesterol es más efectivo disminuir el consumo de grasas saturadas, grasas trans, aumentar el de grasas insaturadas, evitar la obesidad y el sedentarismo, que disminuir la ingesta de colesterol.
  • No hay evidencias claras que relacione la ingesta de colesterol con el aumento de incidencias de enfermedades cardiovasculares, más bien todo lo contrario.

 

5. Los huevos prácticamente no aportan ácido úrico, debido a que no contienen purinas.

  • De modo que el huevo es un alimento muy  interesante para las personas que son propensas a sufrir ataques de gota o tienen los niveles de ácido úrico elevados.

 

6. Los huevos ayudan a perder peso ya que aportan pocas calorías y son muy saciantes.

  • ¿Has probado alguna vez desayunar una tortilla rellena de tomate natural cortado a dados?. Te lo recomiendo, consumirás menos calorías el resto del día.

 

7. Un consumo mayor del recomendable podría ser beneficioso para la salud.

  • Aunque hasta hace poco se recomendaba consumir de 3 a 4 huevos a la semana, los últimos estudios epidemiológicos demuestran que un consumo mayor (1 huevo al día) podría disminuir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, infarto e ictus.

 

8. El color de la cáscara  y el de la yema no influyen ni en la calidad del huevo ni en el sabor.

  • El color de la cáscara depende de la raza de la gallina mientras que el de la yema depende de lo que coma el animal.
  • Las gallinas alimentadas con alfalfa darán yemas anaranjadas mientras que con maíz o trigo serán más amarillentas.

 

9. Las gallinas viejas ponen los huevos más grandes, lo que influye en la fragilidad de la cáscara.

  • La cáscara se vuelve más blanda, por lo que se corre el riesgo de que se agriete con mayor facilidad, y es menos aislante.

 

10. Los huevos no hay que lavarlos para meterlos al frigorífico, aunque sí puedes lavarlos antes de su uso inmediato.

  • La cáscara es un sistema de defensa, al lavarlos estás aumentando la porosidad de esta barrera natural y con  ello facilitas la entrada de microorganismos patógenos.
  • Tampoco se deben consumir si tienen grietas o están rotos, ya que esos gérmenes pueden pasar al interior del alimento.
  • Si quieres separar las claras de las yemas no utilices la cáscara, podrías contaminar el contenido.

 

11. Los huevos deben tener un código en la cáscara, que informa por un lado que han pasado un control y por otro la trazabilidad de ese alimento.

¿Qué significa los números y las letras que aparecen en los huevos?

El primer dígito indica cómo se cría la gallina, el bienestar del animal:

  • 0: Gallinas libres con alimentación ecológica.
  • 1: Gallinas libres que se alimentan a base de piensos.
  • 2: Gallinas criadas en suelo.
  • 3: Gallinas criadas en jaulas.

Las 2 letras siguientes informan sobre el país del que proceden. El resto de números es para seguir la trazabilidad del huevo (productor, granja, etc.)

 

12. Un huevo es fresco si:

  • Al meterlo en un vaso con agua se hunde.
  • Lo echas en un plato y la yema se queda en la parte central y no se va a los lados.
  • La clara es densa y no se desparrama mucho al echarlo en el plato.
  • Encontramos manchas blancas en la clara.
  • Vemos manchas rojas en la yema.

Las manchas no tienen importancia y no afectan a la calidad del huevo, puedes dejarlas o retirarlas con un tenedor.

 

Con este artículo no quiero que la gente se líe la manta a la cabeza y empiece a tomar huevos como si no hubiera un mañana, solo quiero que se pierda el miedo a comer un alimento tan bueno y nutritivo como son los huevos.

 

Si quieres que te ayude con tu alimentación, me puedes encontrar en dietistamurcia.com

 

Otras lecturas interesantes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *